sábado, noviembre 11, 2006

¿Qué le pasa a Rijkaard?


Francesc Aguilar, subdirector del diario deportivo Mundo Deportivo, da la alarma:

La semana que viene tiene una cita programada con un viejo amigo, con el que tiene mucha confianza y quizá ese día, si antes no lo ha hecho en rueda de prensa, dé alguna pista del porqué se le ve más serio que de costumbre, por qué 'entra al trapo' con más facilidad que el año pasado, por qué está menos próximo a sus jugadores, por qué pegó ayer su segunda bronca pública a la plantilla desde el empate ante el Chelsea.
Pero, según Aguilar, esto puede tener una causa:

Frank Rijkaard cuenta con el apoyo total de Joan Laporta y seguirá en el Barça, como dice el presidente, hasta que él quiera. La pregunta que empieza a ir de boca en boca es si el técnico barcelonista tiene clara o no su continuidad, si sigue motivado para aumentar su ciclo victorioso en el banquillo de un Barça al que ha hecho campeón de España y de Europa y, en diciembre, quizá del mundo.
Evidentemente, Rijkaard ahora no es aquel entrenador novato que nadie apoyaba. Ahora es un entrenador que ha triunfado y que es el modelo a seguir por muchos entrenadores. Rijkaard ha hecho del Barça la referencia del fútbol mundial. Y ahora que ha cumplido los grandes objetivos del club (retornar a la senda de los títulos y ganar una Champions) quizá esté pensando en cambiar de rumbo. Llega un momento en que un entrenador tiene que decidir entre irse como uno de los mejores entrenadores de la historia de un club o seguir y arriesgarse a salir cesado. A Rijkaard no lo cesaran (a no ser que pase algo muy grande) porque tiene muchísimo crédito en el club y entre la afición, pero entre la afición blaugrana ha comenzado el "run-run".

Y es que el mayor problema de una temporada tan increíble como la 05/06, es que la afición casi te obliga a superar o repetir los éxitos. Y eso es realmente difícil.

[Foto: As]




1 comentario:

marcianko dijo...

Pienso que el mayor problema que tiene el Barça en este momento es de saturación física y mental después de una temporada tan exitosa como la anterior. Se ve que les falta esa chispa y esa confianza ciega en la victoria. Ahora mismo, hasta los aficionados estamos un poco embriagados por lo de la temporada pasada. En fin, espero que se espabilen de una vez y vuelvan a ser ese equipo arrollador que deslumbraba a todo el mundo.
De todas formas, también hay que decir que hay mucho cuento por parte de la prensa de Madrid, de alguna manera tienen que desgastar al equipo campeón.