viernes, septiembre 11, 2009

Un crack no hace equipo

Huelga decir que el éxito del Barça va unido, inevitablemente, al éxito de Messi. Pocos son los partidos malos de Messi en los que el Barça haya jugado bien, aunque la ecuación no funcione de la otra manera: Messi puede hacer grandes partidos sin que el equipo esté a la altura. Sin embargo, durante el año pasado, hubo equilibrio entre las dos partes, cosa que desembocó en el éxito difícilmente repetible del triplete. Por eso, para el Barça es muy importante mantener a Messi con confianza, ya que le aporta un plus que convierte a un gran equipo en la máquina imparable que ha sido el conjunto azulgrana en los últimos tiempos.

Ahora, con Argentina en zona de repesca y con Maradona más perdido en la zona técnica que con un libro delante, las críticas también se vierten sobre Messi. Incluso se ha llegado a decir que quizá Messi no debería tener sitio en la albiceleste. Muy sobrados deben ir por la patria del Ché (también de Rosario, como Leo) si deciden prescindir de Messi tal como están las cosas. El problema es que toda la ilusión que hay en Argentina con el 10 del Barça se convierte en presión cuando se enfunda la zamarra de su país, cosa a la que no ayuda 'el Diego' diciendo que Messi debe demostrar lo buen jugador que es y dejar de ser una promesa (¿?). Con lo que idolatra Messi a Maradona, no le hará ningún favor si continúa en esa línea de declaraciones.

El problema de Argentina, dejando a un lado a un Maradona que de tácticas sabe tanto como tú o como yo (o quizá menos), es que quiere que Messi resuelva todos los partidos. Parece que si acompañas a Messi con 10 chavales de quince años y los pones contra Brasil y pierdes, la culpa es de Leo. No puedes concentrar todo el juego en un jugador, porque el rival sabe que poniendo más atención a ese jugador tendrán el partido controlado. Todos los recursos argentinos se reducen a Messi, una vez que lo paran, Argentina no sabe qué hacer. Maradona no tiene 'plan B'.

Por eso, cuando después se leen críticas a Messi diciendo que "no es el del Barcelona", haría falta aclarar también que Argentina no es el Barça. Si en un partido del Barça tapan a Leo, el partido lo puede resolver Ibrahimovic, Xavi, Iniesta o Henry, cuando no Touré o algún remate e córner. Guardiola tiene preparadas diversas estrategias para según como esté el partido y tiene alternativas a Messi. Así, el equipo rival no puede centrar su marca en el argentino porque otro crack le puede hacer un destrozo. Con la presión más repartida, Messi se siente más cómodo y puede sacar su juego y su genio, cosa que, en Argentina, la presión se lo impide. Quizá Argentina no tenga tantos recursos como el Barça, pero siendo una selección grande como la que es, debería aprovechar más a sus jugadores y dejar de centrar todos los focos en un chaval que, al fin y al cabo, tiene 22 años y le obligan a llevar, él solito, a su país al Mundial.

1 comentario:

Gabriela Miranda dijo...

Hola! navegando por los blogs encontre el tuyo, me gustaria saber si estas interesado en un cambio de links. Avisame en mi blof por favor.

http://cronicablaugrana.blogspot.com/

Saludos.