miércoles, agosto 19, 2009

Vuelve el tricampeón

Y con él, una nueva andadura -espero que duradera- en el blog. Hay muchas cosas que contar y yo lo voy a hacer desde mi perspectiva.

Si bien la temporada arrancó oficialmente el domingo con la ida de la Supercopa, cierto es que el primer partido para la afición es el Gámper. No por la importancia del título ni por despreciar la Supercopa. Las razones son de ilusión: hoy se estrena Ibrahimovic, el fichaje más caro de la historia del equipo, un delantero que reúne muchas de las características que calificaríamos como ideales para ser el 9 del Barça. Visión de juego espectacular, sabe jugar de espaldas, técnicamente exquisito... No te voy a descubrir ahora a un jugador que de seguro conoces. Es un fichaje que puede hacer subir un nivel al Barça y distanciarlo de sus férreos perseguidores; o, por otro lado, puede embudar el centro del ataque y resultar contraproducente. Guardiola deberá trabajar en ello.

Más allá de la figura de 'Ibra', el fichaje presenta algunas dudas en lo futbolístico. Si echamos la vista unos meses atrás, veremos a Messi trotando por el carril central, volviendo loca a la defensa del Manchester. También lo hizo con el Madrid. El resultado fue excelente en los dos casos: Messi se destapó como el mejor del mundo cuando comenzó a jugar por el centro. Si ya era bueno en la banda, en el centro fue el mejor. Hasta aquí, nada malo. Messi cambiaba la posición con Eto'o, el equipo pasaba a un 4-3-1-2 con Henry y Eto'o como nueves con caída a banda y Messi hacía y deshacía desde la mediapunta. Ahora la cosa cambia.

Imagínate un terreno de juego, con su círculo central, áreas y porterías. Si ahora tuvieras a Ibrahimovic al lado y le preguntaras dónde prefiere jugar y repitieras la misma pregunta a Messi, verías que los dos apuntan al mismo sitio: la mediapunta, el carril central. A Zlatan le gusta hacer algo parecido a Messi: recibe en tres cuartos de cancha y desde ahí reparte el juego o inicia jugada. Ahí se siente cómodo y despliega su mejor fútbol. Y acabamos de decir que Messi explotó en el centro. Problema a la vista. ¿Respetará su sitio en banda Messi? ¿Obligará Guardiola a 'Ibra' a caer a banda? En los dos casos, uno de los dos jugadores no puede explotar al máximo sus características. Y si juegan los dos por el centro el equipo se volvería plano en exceso, estorbándose en casi cada jugada además. Guardiola deberá encontrar la tecla. Tiene todo el crédito del mundo.

1 comentario:

shojan croif dijo...

Muy cierto lo de que puede embudar el ataque. Es la impresión que tuve en su debú.

Sin embargo, no es lo mismo buscar espacios con Xavi e Iniesta a tu lado que sin ellos. A veces se estorbarán, pero siendo tan listos como son, seguro que saben improvisar como los genios que son. Henry también puede explotar esa coyuntura.