jueves, agosto 20, 2009

El embudo contrataca

Comentábamos en la previa que gran parte del éxito del nuevo Barça se basaría en la distribución de los espacios entre Messi e Ibrahimovic. Los dos gustan de jugar por el centro y de mimar la pelota. Vista la segunda parte del Gámper, se puede decir que en su primer partido no han congeniado bien. Los dos por el centro o a escasos metros el uno del otro, muy estáticos. Podríamos decir que había dos Messi en el campo: el argentino y el sueco de 1,90. Hemos visto que Messi por Messi no es Messi al cuadrado, sino que es medio Messi. Al final, trofeo para los ingleses que han ejecutado a la perfección su juego: repliegue y contra o, lo que es lo mismo, 1 tiro, 1 gol.

La primera parte del partido se ha visto marcada por las ganas y la inexperiencia de los canteranos culés. Pedro y Jeffrén lo intentaron de todas las maneras por la banda, pero se les notó ansiosos por agradar. Aún así, dejaron buenos detalles. En la defensa, la noticia más destacable fue la lesión de Puyol y el buen ritmo de Maxwell, que acabó formando línea de 4 con tres chavales de la cantera: Fontás, Bartra y Montoya. Poco trabajo para los chicos y un gol en el que el ex-atlético Petrov les pilló desprevenidos. La veteranía sigue siendo un grado. En la medular Touré sigue siendo un seguro, a Busquets se la ha visto un poco perdido sin Xavi e Iniesta y a Guddy no se le ha visto, el islandés mentalmente está fuera.

Ya en la segunda entraron los deseados por la afición: Zlatan y Leo. Un dúo que está destinado a dar grandes alegrías... una vez que se entiendan. Por momentos la pareja recordó a la que formaron hace unos años el propio Messi con Ronaldinho: horizontalidad al estilo puro. Pases cortos, al pie, desborde 0, previsibilidad máxima. Les falta ritmo y compenetración, eso llega con el tiempo. Con los cracks en stand by, llegó la oportunidad de lucirse para tres de los chavales con más proyección de la cantera: Thiago, Gai y Jonathan Dos Santos. El primero, hijo de Mazinho, ha cumplido: bien en el corte, sabe mover la pelota y se acerca con peligro al área. El israelí está aún un poco verde, ha dejado detalles pero le queda aún un largo trecho a recorrer para ser jugador del primer equipo. Del último, poco podemos decir salvo que ya ha recorrido todo ese camino que le falta a Gai: es un jugador sensacional, muy inteligente, sabe escoger casi siempre la mejor opción. Es un jugador que apunta claramente al primer equipo.

De los visitantes hay poco que decir: jugaron a lo que saben. Repliegue y contrataque, el dogma de Hugues. Tienen velocidad arriba y calidad en la medular para jugar así, pero no creo que ganen de esta manera la Premier. El que más vimos fue Given, muy buen portero aunque desesperó al Camp Nou por sus múltiples pérdidas de tiempo. Por lo demás, cuesta recordar alguna imagen con un jugador del City como protagonista. Es un equipo muy compacto, las líneas muy juntas y que no deja respirar al rival. Mark Hugues ha enseñado hoy el camino para derrotar a este Barça de la pareja que no acabó de funcionar.

1 comentario:

shojan croif dijo...

Yo habría sido incapaz de sacar tanto jugo de un entrenamiento de canteranos. Enhorabuena. Lo digo en serio.