jueves, agosto 20, 2009

El gris como perfil

Cuando estábamos a punto de ganar títulos no hacíamos nada para no distraer el equipo. Teníamos que completar la plantilla pero el mercado se volvió loco. Los precios son escandalosos y así los jugadores que necesitábamos están imposibles. Podemos ir al mercado o seguir mirando a la cantera. [Txiki, sobre los fichajes]
Txiki siempre está en entredicho. Da igual que haya construido un equipo campeón de todo de las ruinas que dejó Gaspart. No importa que haya renovado la plantilla, fichado cracks o propuesto a Guardiola (decisión que se le criticó mucho, me incluyo). A Txiki siempre se le dan palos cuando las cosas no salen y se le suele olvidar cuando el equipo funciona. Sin embargo, obviar la importancia que ha tenido Txiki en este proyecto de Laporta sería de necios o de cínicos.

Sin entrar en valorar sus fichajes, puesto que cada uno verá con mejores o peores ojos a según qué jugador, es indudable que el Barça tiene el mejor once titular de Europa. Tirando la vista atrás, aún recordamos la época de los Geovannis, Rochembacks o Gerards pagados a precio de Henry. Si algo debemos agradecer a Txiki, es su coherencia a la hora de llevar la dirección deportiva. No se ficha por vídeos, como hacían otros. Se estudia cada perfil y se dan unas pocas opciones válidas que cumplen con los requisitos que pide el entrenador después de un exhaustivo scouting por el mercado. Después se intenta consensuar con el entrenador cada opción y por último se intenta el fichaje dentro de unos límites económicos lógicos.

Dichos límites han sido eliminados en este mercado. Si Henry nos parecía caro hace dos veranos, cuando costó 24 millones, en éste el precio no hubiera bajado de 40. ¿Realmente es necesario fichar terceras o cuartas opciones a precio de primeras? En este caso, posiblemente lo sea. El problema viene cuando se filtra que Guardiola quiere cracks o cantera. O me pintas la casa de negro, o la dejas de blanco. En el mercado futbolístico actual, decir eso es una burrada. Hay un abanico enorme de jugadores entre los que elegir. Los chicos de la cantera suben bien, pero con noticias así se les presiona. Y muchos, aunque duela, no dan el nivel. De esta pretemporada, sólo Pedro y Jonathan Dos Santos han demostrado estar al nivel del primer equipo. El Barça puede y debe tener a los mejores jugadores que pueda en cada posición, no debe limitarse a la cantera si no puede fichar al crack de moda. Hay más opciones.

Volviendo al proceso de elaboración de un fichaje descrito un par de párrafos más arriba, nos encontramos con que en este verano casi ningún jugador ha podido traspasar el 'filtro Guardiola'. Han llegado Ibrahimovic, el crack, y Maxwell (bajo precio, altas prestaciones y falta de ese perfil en la cantera blaugrana). Keirrison se lo ha sacado de encima, a pesar de que formaría una gran pareja con un Ibra que siempre ha rendido mejor acompañado de un 9 killer (Julio Cruz o Crespo). Se le han encaprichado Chygrynskiy, por el que piden cerca de 30 millones, Mascherano - que es intransferible - y Ribéry, con un precio prohibitivo. Txiki, a falta de centrales con el perfil Chygrynskiy en el mercado, le ha ofrecido reforzar el carril diestro (Eboué o Cicinho) y liberar a Puyol para el central; también le ha ofrecido la alternativa Poulsen en la media por la Copa África; y arriba, jugadores como Mata e incluso se trabajó en Robinho cuando el City aún no había comenzado a sacar la chequera.

El mercado está inflado pero es amplio y da muchas soluciones para aquel que busque con criterio. El problema es que se ficha en máximos, pero en ciertos perfiles es necesario. La segunda parte de ayer del Barça con Ibra-Messi dejó a las claras la necesidad del 11 con profundidad: Mata. Un jugador rápido, que juega pegado a la cal, tácticamente muy inteligente, con gol y recorrido en la banda. No es un crack y posiblemente no llegue a serlo, pero es que el crack ya está de titular y se llama Henry. El Barça necesita a alguien que le supla y que prefiera correr la banda a hacer la diagonal hacia dentro (el caso de Silva, Arshavin o Iniesta) por el miedo a formar un embudo como se vio ayer. Guardiola debería ceder y ver que no todo es blanco o negro y que dentro del gris hay muchos matices aprovechables por el equipo. De otro modo, se tendrá que agarrar a los chavales de la cantera en caso de lesión, con la consecuente presión que conlleva. Aún quedan días para el cierre del mercado y para rectificar una postura poco inteligente.

1 comentario:

shojan croif dijo...

Gran post. Muy acertado. Supongo que el puesto de Txiki conlleva eso.
En cuanto a lo de presionar a los canteranos, no viene mal, sabiendo en qué equipo van a jugar.

Por otro lado, las alternativas que supuestamente baraja Txiki, me parecen todas acertadas. El truco está en acertar. En que un jugador se amolde al grupo o no se integre como en el caso de Hleb. Entonces, es cuando tiramos con bala. Y no es justo, pero ya digo que ese puesto en el pecado lleva la penitencia. Que le pregunten a Mijatovic.

Le puedo echar en cara la falta de previsión.

Estoy contigo. Guardiola no debiera enrocarse.