martes, junio 19, 2007

Disci...¿qué?

Laporta, como presidente de un gobierno en una situación delicada, llamó a los medios para relatar, punto por punto, lo que piensa hacer para reconducir a sus chicos al camino de los títulos. En realidad no es un mensaje para los jugadores, es un mensaje para el pueblo. La gente, maza en mano, exige responsabilidades, tiene ganas de cortar cabezas al estilo revolución francesa. "¡¡Disciplina, disciplina!!", gritan. Laporta, como buen conocedor de la plebe, accederá a sus deseos y cortará todas las cabezas que pueda y prometerá nombres, disciplina y lo que le hagan firmar (y pensar que sus detractores querían que las elecciones no fueran este año).

No nos engañemos, esto no es el ejército. No puede entrar Rijkaard en el vestuario vestido con traje de camuflaje, cigarrillo en boca, rapado al cero y porra en mano. Primero porque Rijkaard no sabe hacer ese papel y segundo porque es un vestuario de jugadores de fútbol. Rijkaard podrá pedir compromiso, disciplina y hacer correr a los jugadores, pero no puede marcar goles. "Es un mal motivador" se escucha entre el gentío. Pues pruebe usted a motivar a un tío que cobra 20 millones de € al año, que tiene su vida resuelta y que no se ha criado en ese club. Resulta francamente difícil. Y más cuando ese jugador ya ha ganado lo que puede ganar.

La palabra no es disciplina, la palabra es ambición. Sólo los jugadores ambiciosos tienen lugar en un club que quiera optar a ganar algo. Y la ambición no se fabrica con discursos demagógicos de un presidente. Tampoco sube la ambición si das cien vueltas al Camp Nou. El ambicioso nace, no se hace. Un jugador ambicioso es, por ejemplo, Eto'o. No le gusta perder ni a las canicas. El club necesita más Eto'os, más gente con ganas de seguir marcando goles cuando se gana 4-0, gente que rabie cuando pierda, que pegue puñetazos al césped por desperdiciar una clara ocasión. Messi, Eto'o, Puyol, Valdés...Son ejemplos. ¿Ronaldinho? Lo dudo, ahora por ahora. Se ha dejado ir de una manera preocupante. Pero aún no está perdido.

La gente ahora quiere discursos populistas que relajen sus iras pero, quizá, dentro de un tiempo reflexionarán y llegarán a la misma conclusión que yo: la disciplina sola no gana títulos. Si no el Vaticano F.C. sería el mejor equipo del siglo XX, y no lo sería el Madrid. El factor diferencial es la ambición. Sr. Laporta, déjese de discursos para el pueblo y piense como arreglar este desaguisado. Las palabras nunca ganaron trofeos.

6 comentarios:

Timotín dijo...

Vaya, te he copiado el símil de la Revolución Francesa sin haberte leído. Debe ser que viendo otros blogs, los recuerdos a Mª Antonieta y a la guillotina afloran.

Desde luego, tienes razón en que no hay que dejarse llevar por el populismo. Nos cargamos a los buenos y luego qué?, tiramos de Bojan y Dos Santos? Cuando las cosas fueran mal, ya veríamos a los que piden cabezas criticar que se cortaran

"O rei" Jose Mourinho dijo...

Me gusta mucho tu blog xals,sigue así actualizando lo más frecuentemente que puedas,y escribiendo tan bien y con buena argumentación,y creo que serán muchos los que vengan a visitarte.Está muy bien este blog.

En cuanto al tema:
¿Pedimos ahora disciplina porque el Barça la necesita o porque necesitamos creer en ella por los malos resultados que nos han puesto de los nervios?

¿Había disciplina cuando hicimos doblete de liga y champions,o había un padre flexible que negociaba con sus hijos?

Paciencia...no hay que perder los papeles.

shojan croif dijo...

El caso es que Capello ha impuesto un régimen disciplinario que le ha devuelto el hambre de títulos a su equipo. Pero eso es otra historia. Nosotros tenemos otra idiosincrasia y es cierto que lo que falta es motivación o ambición como tú dices.

Eso, se puede recuperar trayendo gente con ganas de títulos y aunque a algunos les suene a galacticidio, creo que Henry vendrá bien a este equipo en ese sentido.

Un saludo. Excelente post ;)

Xals dijo...

@Shojan
Henry aportará, como mínimo, competitividad, que ya es bastante. Ahora ya no se podrán relajar los cracks, ahora sabrán que si hacen un mal partido irán al banquillo. Esa presión les motivará (espero).

Yo creo que Capello no ha ganado gracias a la disciplina. Es muy tosco en los castigos. Cassano está totalmente desaparecido. Castigó a Beckham por firmar con otro equipo cuando la directiva no quería renovarlo. A Ronaldo lo aburrió hasta que logró sacarlo... A Capello le ha salvado la garra del equipo, la fuerza y ese componente de suerte en forma de fallos inesperados del rival.

@O rei
El Barça nunca ha sido un club disciplinado. No con Rijkaard al menos. Ten Cate era el poli malo, pero en ese vestuario nunca ha entrado un Capello. El problema es que antes las riendas del vestuario las llevaba el entrenador, pero cuando las cosas comenzaron a ir bien cedió al poder de los jugadores y comenzó la auto-gestión (poco después de pasearse en el Bernabeu y en Europa). Ese invierno se canceló el stage preparatorio que hacía todos los años el Barça, pero como iban con una gran reserva física no lo notaron. Este año, por una cosa o por la otra, no han estado fuertes físicamente, ni desde el principio como me decías en tu blog.

No sé qué pasó con Ronaldinho, de veras. Hizo una temporada magnífica y en el Mundial cambió repentinamente. Le echábamos la culpa al seleccionador, porque lo retrasaba. Pero quizá la culpa era del Gaucho, como vemos ahora.

@Timotín
La gente cree que Bojan está para marcar más de 10 goles en Liga ahora mismo. Es un gran jugador, pero precipitar su carrera puede ocasionar que esa futura estrella se quede en un buen jugador solamente.

Lo de la revolución francesa es normal. La gente pide cabezas y revolución. Es muy fácil de relacionar. Tú, yo y muchos más habrán utilizado esa comparación.

Saludos.

Saludos.

own dijo...

Excelente articulo xals.

El Barça no necesita una revolución ni cortar cabezas. Muchos comentais que la plantilla es joven y tiene recorrido. Hay que detectar el tumor y extirparlo, llamese Ronaldinho, Deco, Eto'o o Rijkaard... uno de los 4 no debe seguir la temporada que viene. Hay que demostrar que se va en serio y echando a Belletti, Motta, Ezquerro o Sylvinho no demuestras nada...

La medida más populista es cargarse a Deco que tiene el beneplácito de la culerada periodistica. La posición de Deco en el campo es clave para Rijkaard, es el enlace entre la delantera y la defensa. Mucho más importante que el mediocentro defensivo. Cuando teniamos a Davids, Cocu hacia de mediocentro defensivo y funcionó a las mil maravillas. Los binomios Deco-Márquez o Deco-Edmilson no han aparecido esta temporada. A Motta ni lo cuento, este hace tiempo que debió emigrar a Italia, su futbol encajará de maravilla.

Yo propongo que a los 4 descartes que todo el mundo ha decidido: Belletti, Motta, Ezquerro y Sylvinho añadir uno de los dos binómios y fichar uno nuevo Touré-Xavi Alonso seria una pareja ideal.

Abidal, un central y Henry y subir a Bojan y Dos Santos para completar la plantilla.

Muchos piden un portero, yo a Jorquera le daria su última oportunidad, si hubiesemos ganado la Copa del Rey hubiese sido ideal para poder despedirse con la sensación de ganar un título en el campo. Las ligas y la Champions le costará sentirlas como jugador...

FORÇA BARÇA

Xals dijo...

Deco se ahoga sin nadie detrás suyo. Por lo que ha hecho esta temporada, deberíamos venderlo ya mismo, pero si Touré se impone en la media, Deco jugará mucho más cómodo. Recuperar a Deco sería clave, porque no hay otro como él que pueda encajar en este equipo.

El equipo necesita concretar las bajas para comenzar a dar altas. Si no sabemos qué vamos a echar no podemos entrar a nadie.

Saludos.