viernes, junio 15, 2007

Al Barça siempre se ha asociado el lema "Més que un club". Es como ese intento de los culés de ser diferentes en algo, de ser especiales, de no ceñirse a lo que haga la sección de fútbol el sábado o si gana o pierde la liga el equipo de básket. Es el barcelonismo, un sistema de vida, algo especial, es un sentimiento, algo que llevamos escrito en código azul y grana en el lugar más recóndito de nuestro corazón, algo que llevamos grabado como si de una marca de fuego se tratara, como un res que camina con paso dubitativo hacia el hombre que la marcará para el resto de su vida, con un número, con un número que la identificará para el resto de su vida. A nosotros nos marcaron al nacer, poniéndonos delante de la pantalla cuando jugaba un equipo blaugrana o vistiéndonos con sus ropas suaves, que daban un calor especial que ningún jersey o bufanda podía dar.

Posiblemente, mi primera canción y la de muchos culés fue el himno barcelonista. Yo no sabía qué quería decir, pero lo cantaba como aquel hombre de 40 años, curtido en numerosas batallas, sufridor, culé. No importa la letra, importa el sentimiento que se imprime en ella, al cantar el himno barcelonista unimos centenares de miles de corazones que sólo ansían la victoria de un equipo, la victoria de un sentimiento, de unos colores que amamos como a la mujer más bella, como a la madre más atenta o como al amigo más valioso. Dos colores, un sentimiento, forman parte de nuestra vida, tenemos ese sentimiento cuando damos un paseo, cuando hablamos con los amigos. Es algo que no podemos dejar atrás.

Por eso sonrío irónicamente cuando se menosprecia ese "Més que un club". Nunca llegarán a entender ese 'no-sé-qué' único, que nos hace especiales. Nunca podrán comprender como una letra puede unir a centenares de miles de gargantas, sincronizar al más variado grupo, hacer bonita la más horrorosa voz sólo con entonar unas notas de esa letra mágica que suena cada dos domingos en un feudo habitado por 100.000 personas. El sentimiento de ser más que un simple club resurge en todos nosotros. Somos como una gran secta, el vecino de la localidad de al lado es un simple desconocido, pero al rugir con un gol blaugrana pasa a ser nuestro más íntimo amigo, aquel hermano forofo que nunca tuvimos, alguien a quien le contarías todo por sólo cantar unas letras con él.

Los catalanes más veteranos en esto de la vida, entenderán mejor lo de més que un club. El Barça durante mucho tiempo fue más que el equipo de fútbol de la ciudad condal, fue el lugar dónde 100.000 personas podían expresarse con libertad, podían hablar en su idioma y vibrar como no podían hacer en su día a día. Cada domingo de fútbol era esperado por miles de personas para poder hablar con aquél del asiento de al lado que sólo veías en el feudo blaugrana. Era una hora y media sin represión, sin poder ocultar los sentimientos ni lo que uno pensaba, el único lugar donde derramar lágrimas de alegría antes de volver a la gris y triste rutina. El sentimiento blaugrana era más que un gol, era más que una victoria y una derrota, lo era todo.

No dejemos que los malos momentos tuerzan nuestro rumbo, siembren dudas en nuestra corazón, no dejemos que la razón analice las cuestiones del corazón. Porque, como dijo aquél, el corazón atiende a razones que la razón no entiende. Ara, i més que mai, visca el Barça!

PD: Mi primer post sin título. Lo dejo así porque no hay palabras ni título suficiente como para expresar los sentimientos vertidos en este post. Habrá quedado algo cursi, pero hoy no han tecleado mis dedos, ha tecleado mi alma.

5 comentarios:

shojan croif dijo...

Y tanto que es así.

Coño, están buscándole la letra al himno de España y tu vas y te marcas un bello poemario sobre el Barça.

Mis más sinceras felicitaciones. Cuánta gente no se vería aquí reflejada si lo supiera.

Anónimo dijo...

site de esporte brasil. http://globoesporte.globo.com/

Chus dijo...

Gran post, gran blog. Te linko pero ya!

Saludos!

CALIGULA dijo...

Excelente!

Albini dijo...

Creo que cada dia que pasa tenemos delante la demostración de porqué somos "més que un club".

En ningun otro club del mundo,se hubiera generado tal batalla en torno a un jugador como Samuel Eto'o o Ronaldinho.

Més que un club por lo bueno,y més que un club,por desgracia,tambien por lo malo.

El entorno,nuestra filosofia de juego,la prensa madrileña,la política,las secciones,el cant del Barça...

Por algo somos mucho "MÉS QUE UN CLUB"


Siempre con el Barça allá donde estemos.