sábado, enero 20, 2007

Tarragona m'esborrona

Con el corazón dividido veré el partido de mañana entre el Barça y el Nàstic en el Camp Nou. Mi equipo, el Barça, contra mi ciudad, Tarragona. Los dos equipos tienen una urgencia terrible de ganar, uno por no despegarse del líder y el otro por salvarse. Los dos vienen de una racha realmente mala de partidos, aunque los tarraconenses arrastren esa racha desde la jornada 2, después de ese inicio ilusionante ganando 0-1 a ese Espanyol que nos vapuleó el sábado pasado. Derby catalán, con pinta de que será el penúltimo derby entre estos dos equipos hasta dentro de bastante tiempo en primera división.

Si hubiera un partido al año que no me importaría que perdiera el Barça, sería el de mañana y el de final de temporada (siempre que ya no nos juguemos nada). El Nàstic, aparte de porque es el equipo de Tarragona, me da sensación de equipo que quiere jugar y por sus evidentes limitaciones no puede. Un equipo que, si hubiera tenido mejor suerte (en Tarragona han perdido varios puntos en los últimos instantes) podría estar luchando con Betis, Athletic, Real Sociedad, Levante y compañía luchando de tú a tú por salvarse. Ahora, esa lucha es demasiado desigual.

El Nàstic, con 9 puntos, está a 8 de la salvación, a 8 del Mallorca que cuenta con 17 puntos. Me cuesta recordar una liga con un nivel tan asombrosamente bajo en la zona baja. La salvación puede estar este año en los 35-38 puntos, estando años anteriores en los 42. Por eso, el Nàstic debe luchar y pensar que con "sólo" 27-30 puntos puede estar el año que viene en primera. De 20 partidos que le quedan, con ganar menos de la mitad de sus partidos y empatar en otros tantos, puede quedarse. Evidentemente, es una hazaña realmente difícil, pero el equipo necesita concentrarse y pensar que es posible. Mané lo está haciendo en el Athletic, y Flores puede hacerlo en el Nàstic. Es cuestión de proponérselo.

Mientras en Barcelona, los blaugrana piensan que tienen 3 puntos más en el saco y que es un partido prácticamente amistoso. Le sacan 26 puntos a su rival y aún no ha acabado la primera vuelta. Encima juegan en casa y piensan que, cuando caiga uno, caerán 4 más. No sé si mañana me sorprenderán, pero creo que la derrota del Espanyol fue demasiado poco dura para hacerlos despertar y siguen pensando, tanto ellos como la prensa, que, cuando se esfuercen un poco, sacarán 25 puntos al Sevilla en lo que resta de Liga. Pensarán que, sin esforzarse, van segundos a tres puntos del líder y con un partido menos (que aún hay que ganar, que leo y veo gente que dice que estamos empatados a puntos con los andaluces ya). Eto'o ruge y despierta ya a ese vestuario, leñe.

Dividido aún, espero que mañana veamos un buen partido y que gane quien más se lo merezca. Mi pronóstico, sin embargo, es que mañana gana el Barça 2-0. ¿Cuál es el tuyo?

1 comentario:

shojan (fitzgerald) cruyff dijo...

Yo lo tengo claro :) Si el Nástic tuviera opciones... Pero como no le van a hacer falta esos 3 puntos, mejor para el Barça.

Yo también me temo que los 3 puntos ante el Betis los estamos contabilizando antes de haberlos ganado. Ya veremos, pero a mi me huele mal. No me gusta que se den por ganados.