miércoles, agosto 29, 2007

Un Gámper lleno de emociones

De Casaus a Puerta. Se llenaba el Camp Nou a medida que la noche le iba ganando terreno a la luz en el cielo de Barcelona. El debate sobre la conveniencia o no del partido se disipaba al ritmo que se llenaban los asientos del estadio. Era una noche de grandes emociones. Minutos antes de comenzar el partido, el once del Barça posaba con la camiseta del fallecido Antonio Puerta. Poco después, hubo un minuto de silencio dedicado exclusivamente a Puerta, minuto que precedería a otro dedicado a Casaus. El Barça había decidido sustituir la fiesta por el emotivo y respetuoso silencio hacia dos personas que, por motivos distintos, se habían ganado el aplauso y el respeto de un Camp Nou entregado. Era la noche de Casaus y Puerta.

Un Giovani estelar. Pitó el árbitro y comenzó el partido a un ritmo trepidante. La magia de la noche, el Camp Nou o la permisividad del Inter propiciaron que el Barça saliera como si se jugara la vida. Presión a la línea defensiva del Inter, que en la primera parte apenas pasó del medio campo, y un jugador arriba que tiene las virtudes que necesita el ataque barcelonista: velocidad y, sobretodo, movilidad. Como hiciera Messi dos años atrás contra la Juventus, Dos Santos debutó en el Camp Nou en el Gámper y, como hiciera el argentino, demostró que merece un puesto titular en el equipo. Tocó, combinó y siempre con la vista en el arco. Así, a los pocos minutos de juego, Dos Santos era derribado en el área rival. El árbitro no señaló penalty, cosa que sí hizo pocos minutos después cuando Chivu derribó al mismo Giovani. Ronaldinho se encargaría de transformar el penalty, celebrado con mirada al cielo. No se habían recuperado los italianos del golpe cuando Giovani, tras regatear en el área interista, fusilaba a Toldo. 2-0 y partido encarrilado gracias a un gran Dos Santos.

Touré, Xavi y... Deco. Rijkaard recapacitó tras el esperpento del Sardinero y rompió la sociedad Xavi - Iniesta para dar a Deco el timón del centro del campo. Deco fue el mejor del partido de largo. El portugués volvió a mostrar su mejor cara, con un partido espléndido: asistencias, trabajo y frivolités que revolucionaron al Camp Nou. El público coreó en numerosas ocasiones el nombre del portugués. Por desgracia, ese mismo público no es el que acude cada dos semanas al feudo barcelonista. Digo desgraciadamente porque el respetable se mostró entregado desde el minuto 1 hasta el 90, cosa que es imposible ver en partidos oficiales menos cuando Chelsea o Madrid son los visitantes. El mediocampo culé realizó un gran partido, en especial el citado Deco y un insistente Touré, que bombardeó desde lejos a Toldo hasta que acabó marcando. Gran partido del marfileño que se fue con una gran ovación. El canterano Xavi pasó a un segundo plano en el mismo momento en que Deco se hizo el amo y señor de la medular. Deco se antoja imprescindible para el Barça.

Los cambios disminuyeron el ritmo. Con el partido finiquitado en los 45 primeros minutos, la segunda parte era un mero trámite. Del equipo titular sólo quedaron Henry, Deco, Touré y Oleguer. Nada más comenzar la segunda parte, en una gran jugada Eto'o - Henry que acabó fallando el camerunés cuando encaraba a Toldo, el africano cayó lesionado. Parece que sólo ha sido un tirón, pero peligra su comparecencia ante el Athletic el domingo. Rijkaard lo sustituyó por Motta y adelantó a Iniesta. Parecía que la baja de Eto'o obligaba a disminuir el ritmo, pero Messi se negó a ello y comenzó su recital de velocidad. En una de esas arrancadas, cedió la pelota a Iniesta que, magistralmente, se hizo con la pelota y batió a Toldo con maestría. Se igualaba el resultado del curso anterior ante el Bayern y el Inter comenzó a sacar jugadores del equipo Primavera. Mancini le facilitaba las cosas a los de Rijkaard.

Motta, pitidos y último gol. La entrada al campo de Motta fue recibida con pitos. Motta ha sido un jugador muy querido por la hinchada culé, pero han acabado desilusionados con el comportamiento del jugador. Salidas nocturnas, poco rendimiento y declaraciones incendiarias han ayudado a la afición a decidirse a pitar al italobrasileño. A los pocos minutos de su salida, no llegó a un buen balón de Messi a la banda derecha y el público volvió a cargar contra él. Gil Marín, uno de los dueños del Atlético de Madrid, miraba desde el palco. Para redimirse, Motta cabeceó a la perfección un córner botado desde la derecha, y la afición se reconcilió con él. Quizá haya sido el último gol como barcelonista de un jugador que apuntaba grandes cosas pero que se quedó en la fina barrera que hay entre buen jugador y crack por su mala cabeza. Gil Marín se llevará buenas referencias de él a Madrid si no cierra su fichaje esta misma noche.

Un partido para reflexionar. Demasiadas emociones fuertes en poco menos de dos horas, pero que no deben nublar la vista al aficionado culé y a Rijkaard. El Inter acudía a Barcelona sin sus jugadores titulares y la preparación del partido habrá sido nula. El Athletic de Caparrós saldrá encerrado atrás, a por el empate, y no dejará tantos espacios como el Inter. Y el público no será el mismo que el de esta noche, si el gol no llega pronto acarreará nerviosismo en las gradas y, por ende, en los jugadores. El Barça tendrá que volver a recurrir a la magia del Camp Nou para romper la defensa vasca.

Lo malo: la actitud del Inter, desgana total.
De lo malo, lo peor: la lesión de Eto'o.
Lo bueno: Giovani y Deco
De lo bueno, lo mejor: la actitud de l'Estadi. Una afición de lujo.

3 comentarios:

Csai D. dijo...

Xals, me parece que has desperdiciado tinta para resumir un partido que no se presta para lecturas. Ahora bien, la cosa cambia enteramente si el querido Rijkaard juega con el mismo 11 de inicio de ayer el domingo. Ahí otro gallo cantaría.

CristianPulina dijo...

Estoy muy de acuerdo con tu analisis,aunque para mi además de Deco y Giovani,sin duda el mejor con bastante diferencia fue Toure clave tacticamente e individualmente.

Fue un Camp Nou lleno hasta los topes,y que mostró una muy buena actitud,pero digamos que el partido abierto y con bonitas acciones de manera continua,invitó a ello,cosa que no ha sido asi desde hace bastante tiempo.

El domingo duro hueso tenemos con Caparros,cuyos planteamientos son complicados de superar teniendo en cuenta nuestro prematuro estado fisico.Pero bueno,hay que salir a darlo todo,y esperemos que con una alineación similar a la de ayer,en especial de mediocampo hacia atrás,donde tambien incluiría a milito por Oleguer.


Henry sigue creciendo a pasos agigantados.Su partido lo definiría como "delicioso",por la suavidad con que realiza sus movimientos.

Xals dijo...

@Csai
Creo que el partido de ayer fue, como digo al final, un partido para tomarlo a reflexión. El rival venía con predisposición a dejarse, pero el Barça dejó pinceladas que recordaron a lo que fue hace año y medio. Es cierto que también ganamos 4-0 al Bayern, pero Rijkaard parece que ha visto la luz.

@Cristian
Sin duda, Touré realizo un papel fundamental. No tengo las estadísticas, pero recuperó bastantes balones y no recuerdo si perdió alguno. Su posicionamiento fue excelente y por fin vimos lo que esperamos de él: que suba al ataque. Le dio un gol a Giovani, que éste falló, marcó otro y lo probó otras veces.

No podemos sacar grandes conclusiones del equipo por este partido, pero si Rijkaard confía de nuevo en este 11, con las variaciones de Messi por Dos Santos y Eto'o por Ronaldinho (el único inédito ayer) si el camerunés se recupera, podemos volver a ver un Barça similar al de ayer. El problema será abrir la lata, a partir de ahí el Athletic tendrá que salir a por el gol y el Barça con espacios arrasa.

Saludos.