domingo, julio 01, 2007

Necesidades

El Barça, en estos años de la gestión Laporta, se ha caracterizado por fichar únicamente sus necesidades, incluso infravalorándolas en ocasiones. Se habrá acertado más o menos en fichajes como Maxi López, Ezquerro u otros, pero nadie discute la necesidad real que suponían esos fichajes, que respondían a la falta de efectivos en ataque del equipo. Este año, parece que se mantiene esta política, aunque no faltan los que critican el fichaje de Henry por su vertiente mediática y su coste económico.

Por eso sorprende abrir la web del Sport día tras día y encontrar a Lampard en la portada. ¿Es realmente necesario? No tal como está organizado ahora el equipo. Veamos: Lampard juega en el Chelsea, como todos sabéis. No existe persona que dude de la enorme calidad que atesora Lampard en sus piernas, su gran olfato goleador y su compromiso con el equipo. Pero Lampard juega en la Premier League, primer gran inconveniente: podemos hablar de pocos jugadores que se hayan adaptado con éxito a la Liga después de emigrar desde la Premier. Sin embargo, existe otra cosa importante para reflexionar: Lampard juega en un esquema 4-5-1 muy diferente del 4-3-3 con el que juega el Barça. Sin embargo, esto no sería tan importante si no fuera por la manera de utilizar los dos sistemas, que son realmente diferentes.

El Chelsea juega con un 4-5-1 que Mourinho ha adaptado a la perfección para su Chelsea. Es un sistema que, según como se mire, puede parecer defensivo u ofensivo, aunque eso queda en manos de los jugadores que lo interpreten. La fuerza del Chelsea, como la del Barça, recae en el mediocampo. El Chelsea se adueña de él por fuerza y por número y el Barça con la posesión y la presión constante. Por eso el Chelsea cuenta con dos tuercebotas que suelen ser Makéléle y Essien (al que Mourinho da permiso para incorporarse al ataque) para cortar y crear y tres jugones por delante que normalmente son Robben por la izquierda, Cole por la derecha y Lampard por el centro. Es un esquema que ofensivamente puede llegar a convertirse en un 4-2-1-3 con las incorporaciones por banda de los extremos y con Lampard de mediapunta, que podría asemejarse al 4-2-4 que exigen los aficionados blaugrana. Pero nada más lejos de eso. En realidad el partido normal del Chelsea transcurre entre el 4-2-3-1 en ataque y el 4-3-2-1 en defensa, con la ayuda de Lampard.

Llegados hasta aquí, que es una cosa que más o menos todos conocemos, cabe pensar cómo encajaría Lampard en el Barça. Comencemos fijándonos en el rol de Lampard, el rol que le hace rendir a su máxima capacidad. Lampard es un mediocentro que se incorpora al ataque con un peligro similar al que genera Kaká, no obstante, son dos jugadores muy diferentes. Es un jugador sin la técnica de Kaká, sin la zancada del brasileño y sin su visión del juego. Pero tiene una pegada enorme y la señora Estadística lo avala: 211 partidos con el equipo de Londres y 60 goles (Wikipedia), o lo que es lo mismo 0,28 gpp, una gran media para un centrocampista. Deco, por ejemplo, en 94 partidos de azulgrana ha marcado 10 goles (0,11 gpp (LFP)) con lo que Lampard prácticamente en el doble de partidos triplica su registro goleador. A Deco quería llegar yo, ya que parece que será el cromo que se vaya si entra Lampard (ya que el fichaje 'a pelo' del inglés saldría como mínimo a 30 millones de €, cota inalcanzable por el Barça). Deco no llega ni de lejos al registro goleador del inglés ni tiene su pegada ni su llegada. Pero no es porque Lampard sea muy bueno y Deco muy malo, no. Es por el sistema ("¡maldito capitalismo!" se escucha desde lejos).

Y aquí llega el punto culminante del asunto: el sistema del Barça. El Barça como todos sabéis juega con un 4-3-3 o 4-1-2-3 con un mediocentro de corte defensivo y dos interiores. El Barça siempre intenta que ese mediocentro saque la pelota con efectividad, pero como normalmente no es así, busca un jugador que su principal labor sea la creación y distribución del juego (el perfil del 4 azulgrana). Esos jugadores son los interiores, los que sacan la pelota y la llevan hacia los de arriba, jugadores con poca pegada pero con mucho peligro. Y ahí es donde Lampard se ahoga: el inglés es un jugador que naufraga en las tareas de creación, más que nada porque el Chelsea no tiene el sistema barcelonista de tocar y tocar, sino que su fuerza se basa en la misma fuerza y su pegada arriba. Lampard es un jugador que al borde del área es peligrosísimo por su chut, pero no es un jugador que distribuye el juego porque el Chelsea no juega así ni él creo que pudiera asumir esa responsabilidad si algún día el Chelsea lo hace. Y al Barça no le deben interesar los jugadores que no tienen esa virtud, porque iría contra sus mismos intereses. Y más si el damnificado es Deco, jugador defensivamente correctísimo y muy bueno en esa labor que Lampard no cumple.

Así que, para concluir, el fichaje de Lampard sería muy caro e innecesario a no ser que el sistema cambie, cosa improbable. Pero aún saldría más caro, deportivamente hablando, si asistiéramos a un cambio Deco-Lampard, ya que venderíamos uno de los mejores jugadores del mundo en la posición que busca el Barça (interior) para traer a otro jugador que naufragaría inevitablemente en la zona de creación blaugrana. Yo digo un rotundo NO a ese cambio tan poco favorable para los intereses barcelonistas. Lampard no es el jugador que buscamos, por mucho Lampard que sea, y la directiva cometería un grave error al contratarlo, ya que aparte del coste económico (sin cambiarlo por Deco) o deportivo (cambiando a Deco) que pudiera acarrear, rompería esa gran política de fichar solamente lo justo y necesario.

4 comentarios:

El Savi del Camp Nou dijo...

Es posible que Lampard pudiera tener algunas dificultades en su adaptación, le sobra calidad y veteranía para corregirlo rápidamente, pero a nivel táctico, por ejemplo, no veo el problema en ubicar-le en uno de los interiores con un pivote defensivo detrás y un pelotero para sacar el balón. Además, es un jugador con una fuerza y una lucha innegables, tiene mucho gol, es un líder y, dentro del contexto del Chelsea, es un jugador con buen trato del balón. Lampard es una de esos “todocampistas”, lo era Deco en su mejor momento, que te hacen ganar títulos.

En definitiva, pensando que el ciclo de Deco en el Barça ya ha terminado no se me ocurre nadie mejor que Lampard para sustituirle.

elsavidelcampnou.blogspot.com

Timotín dijo...

Elemental, querido Xals, pero qué quieres? hay que vender periódicos.

Anónimo dijo...

Hola, ante todo decirte que me encanta leer tu blog.

Me gustaría que me dijeras si crees posible que este año haya un cambio en el esquema táctico del Barça, colocando 2 mediocentros y un mediapunta, pudiendo así aprovechar las cualidades de Iniesta colocandole en la mediapunta y de mediocentros dos jugadores con técnica pero leñeros, que roben balones, podrían ser candidatos Motta, Marquez, Deco y Toure.

Esto nos haría jugar un 4-2-1-3, qué te parecería la idea, viendo los jugadores de los que disponemos?

Gracias y saludos

Xals dijo...

@Anónimo

Yo apostaría por un 4-2-1-3 en eliminatorias fuera de casa ante equipos como Chelsea, Manchester o incluso Milan; es decir, equipos que salen al ataque con mucha fuerza y te pueden pintar la cara (el Manchester lo hizo con la Roma y se lo hizo el Milan en San Siro en un partido espléndido, y qué decir del Chelsea si hace dos temporadas nos metió 3 goles en 20 minutos).

Eso sí, creo que es fundamental fichar otro mediocentro. Touré no ha jugado de mediocentro defensivo y una mala adaptación a ese puesto nos dejaría pendientes de Márquez y su propensión a lesionarse y del irregular Edmilson. Poulsen en ese 4-2-1-3 creo que sería un gran fichaje. No sé si Iniesta en la mediapunta desplegaría su repertorio en partidos tan duros como los que yo veo para este esquema. Veremos si Rijkaard sale de la rigidez del 4-3-3 cuando el guión lo exija, ahí veremos si está capacitado o no para entrenar al Barça.

Saludos.